Soldadura blanda pero resistente

Publicado en: | 19 octubre, 2017

El objetivo de la soldadura blanda es lograr la unión permanente, con alta resistencia y calidad, entre piezas de iguales o distintos materiales. La operación de este procedimiento es muy sencillo, adaptándose muy bien a técnicas de producción en masa.

La soldadura blanda se usa por excelencia en la unión de tubos y conexiones de cobre, utilizados para la conducción de agua y de gas a baja presión, o para unir piezas de intercambiadores de calor. La soldadura  blanda difiere  de la soldadura por arco eléctrico, en que la primera no implica la fusión de las piezas de trabajo, por lo que resulta de gran utilidad para la unión de piezas pequeñas, donde sería muy difícil un procedimiento de soldadura por fusión, por ejemplo, al momento de soldar componentes electrónicos.

Existen tres tipos de soldadura, ciertamente cercanas y a veces confundidas, que dependiendo de la temperatura que necesiten para lograrse, producen una fuerza de unión cada vez más alta.

Estamos hablando de: la soldadura blanda, que utilizó originalmente una aleación de estaño-plomo como el metal de aporte; la soldadura de plata, que justamente utiliza una aleación que contiene plata y; la  soldadura fuerte, que utiliza una aleación de latón como material de relleno, estas tres técnicas son denominadas en el argot del soldador como “soldering”.

propane_torch_soldering_copper_pipe

La soldadura blanda se caracteriza por tener un punto de fusión del metal de aportación por debajo de aproximadamente 400 °C, mientras que la soldadura de plata y la soldadura fuerte, usan temperaturas más altas, requiriendo generalmente, una antorcha de  arco de llama o carbono, para lograr la fusión del material de relleno. Al igual que en todos los procesos de soldeo, la preparación y limpieza del material a trabajar, será fundamental para lograr resultados de calidad. La capacitación de los técnicos, el contar con los equipos de trabajo, de calidad y en buenas condiciones; herramientas, materiales y equipos de protección personal, son esenciales; además, claro, de la habilidad y destreza, que sólo la experiencia otorga.

sold01

Proceso de la soldadura blanda.

Antes que nada, las zonas de las piezas a soldar deben permitir un contacto lo más ajustado y cercano posible entre ellas, para ello será necesario prepararlas adecuadamente, empezando por limpiar la zona de soldadura para eliminar los posibles óxidos, grasas o pinturas; entonces sujetar convenientemente las piezas de la zona de unión. Existen distintos métodos para realizar la soldadura blanda, por ejemplo a través de un soplete, por resistencia eléctrica, ultrasonidos o por inducción, entre otros. La soldadura blanda realizada por inducción, presenta una serie de ventajas frente a estos otros métodos. Estando las piezas juntas se aplica una capa de material fundente, se calientan mediante el soldador eléctrico y se acerca el material de aportación, que al fundirse, cae sobre la zona de unión.

Defectos de la soldadura blanda.

Los defectos más comunes en la soldadura blanda, provienen de varios factores entre los que podemos destacar la falta de material de aportación, como consecuencias de no haber conseguido una adecuada distribución por capilaridad; haber aplicado metal de aportación no adecuado o defectuoso; temperatura de soldadura baja por utilizar una mala técnica; tiempo de soldadura muy corto; limpieza de las piezas a unir inadecuada; poca cantidad de fundente o fundente inadecuado; oxidación del metal base o separación excesiva entre piezas.

banner_tf_2017_ed-_67_clavos-01

Temas relacionados: