Puntos clave de la instalación de gas

Publicado en: | 7 mayo, 2018

El gas en sus diferentes tipos, es uno de los recursos más utilizados como elemento combustible para diversos usos; almacenado en tanques estacionarios, cilindros o distribuido a través de una red, este elemento requiere de sistemas e instalaciones que además de eficiencia operativa, garanticen un manejo óptimo.

ventura-residential-gas-line-services-by-rooter-masters

Se debe hacer uso de los sistemas de tuberías, canalización, distribución y aprovechamiento, que ante todo se enfoquen en la seguridad de la instalación, pues al ser sumamente volátil en cualquiera de sus formas, el gas puede ser potencialmente explosivo. Son muchos los casos en los que una instalación mal construida, la inadecuada selección de materiales o un mantenimiento deficiente del sistema, han sido la causa de graves accidentes con altos costos en daños humanos y materiales.

Dependiendo del tipo de gas que se use en cualquier inmueble y de las condiciones de la instalación, así como de las normativas sobre este tópico en cada país, se deben tener en cuenta las medidas de seguridad y los protocolos de mantenimiento adecuados, para que los materiales y sistemas estructurales mantengan su funcionalidad por largo tiempo, de forma confiable.

montazh-otopleniya-iz-mednykh-trub

Gas mil usos
Lo primero es distinguir los diferentes tipos de gases que se usan en entornos domésticos, comerciales e industriales por igual:

Gas Natural
Éste se obtiene directamente de yacimientos naturales y está conformado de una mezcla de elementos cuyos componentes principales son hidrocarburos gaseosos provenientes de fósiles; es una fuente de energía incolora, inodora, no tóxica y más ligera que el aire.

Gas Butano
Por su parte el gas butano es obtenido de la refinación del petróleo crudo, de ahí que se defina como un “gas licuado de petróleo” (GLP o solamente Gas LP). Igual que en todos los gases combustibles, al ser incoloros e inodoros, en su envasado o procesamiento se agrega un odorizante (normalmente metil-mercaptano) lo que le da un olor desagradable y que lo hace detectable en caso de fuga.

prodotti-82128-reldb7d604dd99c4a35a3cb93ae2f9a0ba4

Gas Propano
Aunque proviene del mismo origen, este gas se diferencia del butano en ser más pesado que el aire y tener un mayor poder calorífico, sin embargo, el gas de uso doméstico que se distribuye, igual en cilindros que en tanques estacionarios que el camión vuelve a rellenar cada cierto tiempo, es una combinación entre butano y propano que varía según la región, siendo normalmente una proporción de 40% butano y 60% propano la que se utiliza, esto es lo que conocemos específicamente como gas LP.

Responsabilidad del cliente (NOM-002-SECRE-2003)
Esta norma determina los requisitos mínimos de seguridad para la construcción, mantenimiento, operación y seguridad en las instalaciones de gas natural, incluyendo las condiciones de ventilación, estipulando que la instalación interna es responsabilidad del cliente.

Responsabilidad de la distribuidora (NOM-003-SECRE-2002)
Ésta establece cuáles son los requisitos que deben cumplirse en cuanto a construcción, diseño, inspección, mantenimiento y operación, desde el proveedor/distribuidor de gas natural, hasta el usuario final.

aaa

Poder calorífico
Algo muy importante de conocer en el comportamiento de los distintos tipos de gas es su poder calorífico, éste se define como la cantidad de calor obtenida de la combustión de cualquiera de ellos en relación a su densidad, cuanto más denso es el gas, más hidrocarburo por metro cúbico contendrá y, en consecuencia, será mayor su poder calorífico. En este tema también influyen por supuesto las características químicas del gas; se sabe por ejemplo que el propano tiene menor densidad que el gas butano, lo que le da un mayor poder calorífico; sin embargo, el gas natural tiene una densidad menor a estos dos juntos, pues al licuarse y combinarse en el gas LP, prácticamente triplican el potencial de generación de calor del natural.

El gas en casa
Desde las lavadoras con sistema de calentamiento del agua, las secadoras de ropa y trastes, la estufa, los calentadores de ambiente y el “boiler”, hasta los hornos de cocina, son muchos los artefactos que en las casas utilizan el gas como material combustible. Es altamente recomendable que todos los elementos de cocina y receptores pequeños estén conectados a la red de distribución por medio de una manguera flexible homologada. Si se conectan con tuberías rígidas, corremos el riesgo de que algún movimiento de dichos elementos troce, doble o dañe el sistema, comprometiendo la seguridad de la instalación.

capture-20180515-182044

Te invitamos a disfrutar la nota completa en nuestra edición de mayo.

BANNER DE SUSCRIPCION TF72

Temas relacionados: