Productos de limpieza

Publicado en: | 23 agosto, 2018

Los productos que se utilizan para las labores de limpieza están formulados con distintas sustancias que reaccionan químicamente para lograr su función. Es importante identificarles para aprovechar sus propiedades y para un uso adecuado.

opcion-2-imagen-principal

Los productos de limpieza son compuestos químicos que se caracterizan básicamente por su pH, es decir, su potencial hidrógeno, que va de 0 a 14. Los de pH neutro (cerca de 7) son detergentes; los que tienen un pH cerca de “0” son productos ácidos cuya función es la de desincrustar. Cuando tienen pH acerca de 14, son alcalinos o básicos y su función es la de desengrasar o decapar. Entre sus componentes se pueden identificar los disolventes como el etanol; los hidróxidos o ácidos, sales inorgánicas (silicatos, carbonatos, bicarbonatos, fosfatos, boratos), agentes antibacterianos, agentes modificadores del aspecto (perfumes, colorantes, sostenedores de espuma, espesantes), agentes de actividad biológica (enzimas). Muchos de estos productos se utilizan diluidos en agua y dan poder a la misma gracias a los agentes tensoactivos que contienen.

aditivos

1 . Aditivos
Pueden ser agentes oxidantes que mejoran las capacidades de “remoción” de una solución, liberando oxígeno o cloro activos que atacan las manchas. Ejemplo, el hipoclorito de sodio cuya eficacia se reduce en temperaturas elevadas.

amoniaco

2. Amoniaco
El amoniaco es un gas natural con olor muy penetrante. Es un desengrasante y quitamanchas. En forma destilada lo contienen las soluciones para limpiar vidrios y hornos, las ceras para pulir pisos, los limpiadores de drenaje, inodoros y baños.

3-disolventes

3. Disolventes
Entre ellos están los alcoholes, solventes clorados, cetónicos, solventes aromáticos o los éteres de glicol que son muy eficaces como componente activo para limpieza de vidrios, pisos y otras formulaciones de limpieza de superficies duras.

cloro

Recomendaciones

1. Advertir a las personas que no deben mezclar los productos de limpieza que contengan cloro y amoniaco.

2. Saber cuáles productos químicos de limpieza deben diluirse y en qué proporción.

3. Informarse sobre uso, almacenamiento y procedimientos de emergencia en caso de ingestión o derrame.

4. Uso de protección con guantes y mascarillas de ser necesario.

5. Ventilación que permita un flujo de aire adecuado para evitar la concentración de vapores.

Te invitamos a disfrutar el articulo completo en nuestra edición de agosto.

BANNER DE SUSCRIPCION TF72

Temas relacionados: