Procesos de soldadura: Unión molecular

Publicado en: | 17 noviembre, 2020

La humanidad no habría llegado tan lejos sin los procesos de soldadura. Estos, han contribuido al crecimiento y evolución de diferentes sectores industriales como el automotriz, naviero, aeroespacial, manufacturero y, por supuesto, de la construcción.

Las Sociedad Americana de Soldadura (AWS, por sus siglas en inglés) es un organismo que ha desarrollado normas y códigos de soldadura que, generalmente, se implementan en buena parte del mundo y son siempre un importante referente. La AWS define el proceso de soldadura como una coalescencia (propiedad para unirse o fundirse) de metales y no metales, producida mediante el calentamiento de los materiales; con o sin la aplicación de presión y, con o sin el uso de material de aportación.

soldadura1

Los profesionales de la soldadura saben que existen diferentes procesos para llevarla a cabo, éstos se diferencian esencialmente en el modo en que se aplican el calor, la presión, o ambas cosas; así como por el equipo utilizado. Para efectuar la coalescencia, algunos procesos implican trabajo de martillo, presión o rodamiento; otros funden el metal para que, al solidificarse, se transforme en una articulación fuerte; no obstante, todos los procesos de soldadura involucran ciertas dificultades. Una de estas importantes dificultades es la rapidez con la que los metales reaccionan, cuando sus temperaturas aumentan, con los elementos existentes en la atmósfera.

Unión molecular

El hecho de lograr la coalescencia implica ciertos procedimientos que necesitan de fuerza para la adhesión, otros requieren de un metal de aporte y aplicación de energía térmica que derrita el mencionado metal; mientras que otros solamente necesitan determinada cantidad de energía. Si la soldadura forma una combinación sólida y totalmente metálica, se debe a que sus moléculas penetran la estructura del metal base, formando una unión intermolecular entre ambos.

soldadura2

Como generalidad, se podría afirmar que la fundición de las soldaduras se obtiene mediante temperaturas menores que la temperatura de fundición de las piezas metálicas a unir. Ésta es la razón por la que no todos los metales se pueden alear para producir soldaduras, puesto que, al ser de distinta naturaleza, algunos necesitan temperaturas más elevadas para su fundición, carecen de resistencia adecuada a la presión o a la tensión (según sea el caso), y rechazan la aleación con las piezas metálicas a unir.

¡Conoce más artículos de interés en nuestra edición de noviembre!

whatsapp-image-2020-11-13-at-6-52-46-pm-1