Principales componentes del calentador de depósito

Publicado en: | 23 noviembre, 2020

Aunque cada vez menos comunes, los calentadores de depósito aún presentan grandes beneficios para quienes confían en su funcionalidad, ofreciendo modelos que innovan en su tecnología. 

Las partes que componen un calentador de depósito son: El tanque de almacenamiento, generalmente manufacturado de acero inoxidable con recubrimiento porcelanizado para resistir la corrosión. Aislamiento térmico, que rodea el tanque de almacenamiento, generalmente de espuma de foam, de polietileno y poliuretano, que se obtiene a base de espumar estos materiales con un gas inyectado a presión durante su fabricación.

deposito1

Termostato graduable, que brinda protección al controlar la temperatura. Válvulas de agua, de entrada de agua fría y salida de agua caliente, en la parte superior. Ánodo de sacrificio, que funciona como sistema de protección galvánica contra la corrosión que pueda sufrir el tanque metálico, al estar expuesto permanentemente al agua y sales disueltas en ella. Válvula de alivio, ubicada en la parte superior del calentador, que actúa por presión y temperatura. Válvula de drenado, ubicada en la parte inferior para vaciar el agua y limpiar el tanque. Deflector de salida de humos, que minimiza las pérdidas de temperatura de los gases en combustión.

Close-up of man hands setting the temperature of water in Electric Boiler

Chimenea de sombrerete, que evita el revoque del humo, con trampa que impide que se introduzca el agua, aves, y cualquier cuerpo extraño. Quemador de disco, ubicado en la parte inferior rodeando la estructura del tanque, lo que permite otorgar un calor más uniforme. Piloto de encendido. Todos los componentes y posiciones relativas del piloto y del quemador, deben estar suficientemente bien determinadas para permitir un buen funcionamiento del conjunto. El encendido de la llama piloto suele hacerse mediante un sistema piezoeléctrico que consiste en que, una vez abierta la válvula de gas, se aprieta el pulsador una o más veces hasta que se produce la llama. Al cabo de pocos segundos, el pulsador se podrá soltar, conservando encendida la llama piloto. De esta manera, el calentador ya estará en condiciones de actuar para que el quemador se encienda si se abre el paso de agua.

deposito3

Tome en cuenta que, si una llama piloto está las 24 horas del día los 365 días del año encendida, puede llegar a consumir 13 gramos de gas por hora. Modelos recientes del calentador de depósito se ofertan sin piloto permanente, ya que encienden con sólo presionar un botón, logrando con ello importantes ahorros energéticos. Los hay, incluso, con conexión WiFi para programarlos desde un Smartphone y encenderlo cuando sea necesario. Independientemente del tipo de encendido, piloto o electrónico, el termopar será parte importante del ensamblaje del quemador.

¡Conoce más artículos de interés en nuestra edición de noviembre!

whatsapp-image-2020-11-13-at-6-52-46-pm-1