Micrómetro: medición en alta precisión

Publicado en: Notas | 12 diciembre, 2017

Inventado y perfeccionado en el siglo XIX, el micrómetro ha probado desde entonces ser uno de los instrumentos más precisos para hacer mediciones milimétricas.

micrometro1

Uno de los instrumentos más populares para hacer mediciones milimétricas es el micrómetro. El funcionamiento de este instrumento de precisión está basado en un tornillo micrométrico, que le brinda capacidad para medir con gran precisión las dimensiones de objetos muy pequeños. Sus lecturas alcanzan mediciones del orden de centésimas de milímetros (0,01 mm) y milésimas de milímetros (0,001 mm).

Esta herramienta, cuenta con dos puntas que pueden acercarse o alejarse entre sí por medio de un tornillo de precisión con una escala grabada en su contorno. Algunos modelos de micrómetros cuentan con un nonio, que ayuda a hacer lecturas aún más precisas. Cabe destacar que, los micrómetros para medir exteriores, también llamados Tornillos de Palmer, en honor al francés que los perfeccionó a mediados del siglo XIX, tienen una longitud máxima de medida es 25 mm, lo que hace necesario tener uno para cada rango de medidas que se deseen tomar. Hay micrómetros para exteriores que miden de 0 a 25 mm, otros de 25mm a 50mm, etc.

Funcionamiento

En realidad, la parte sobre la cual recae todo el funcionamiento de un micrómetro es el tornillo de precisión en su interior. También conocido como espiga, este tornillo se desplaza sobre su eje a través de su rosca fina gracias a un mecanismo de rotación que permite su desplazamiento. El tornillo tiene en su punta un tope móvil que se aleja o acerca con la acción de un tambor móvil que el usuario gira según lo requiera la medición ya sea de exteriores, interiores o profundidad de la pieza o material.

En los micrómetros tradicionales, tanto el tambor móvil como el fijo tienen escalas graduadas y nonios que permiten al usuario hacer una lectura o interpretar la medición hecha. Sin embargo, los modelos más modernos -digitales- de este instrumento, muestran la medición en una pequeña pantalla LCD en el mismo cuerpo del instrumento.

fxjrdss

Partes del instrumento

En la actualidad, pueden encontrarse en el mercado una gran variedad de modelos de micrómetros incluidos los digitales. De forma general, las partes de un micrómetro siguen siendo las mismas, aunque los diseños de los modelos más vanguardistas pueden incluir partes nuevas como pantallas LCD y prescindir de otras como el trinquete.

  • Cuerpo: Constituye el armazón del micrómetro, suele incluir placas de aislante térmico, para evitar variaciones por dilatación en la medida.
  • Tope fijo: Determina el punto cero de la medición y es el elemento de contacto de un lado de la pieza a medir. Está hecho de metales rígidos como acero o hierro para evitar el desgaste.
  • Espiga: También conocida como tope móvil, es elemento que determina la lectura final del instrumento. En su punta, suele tener también metal rígido para evitar el desgaste. Es el elemento del otro lado de la pieza a medir.
  • Seguro: Permite bloquear el desplazamiento de la espiga.
  • Tambor milimétrico fijo: Parte del armazón o cuerpo del micrómetro. En esta parte está grabada la escala fija.
  • Tambor milimétrico móvil: Es parte de la espiga o tope móvil, ahí se encuentra grabada la escala circular o móvil.
  • Trinquete o freno: Limita la fuerza ejercida sobre la espiga al realizar la medición, ya que una presión excesiva sobre esta, arrojaría mediciones incorrectas.

ftjr

Normatividad

Suscrita a la Ley federal sobre Metrología y Normalización, la Norma Oficial Mexicana NOM-CH-99-1988 sobre instrumentos de medición y calibradores micrométricos para medición de exteriores, establece las dimensiones más importantes, las especificaciones y métodos de prueba que deben cumplir este tipo de instrumentos de medición.

Esa misma norma incluye información relativa a los valores para el error de medición en cualquier punto en el intervalo de medición así como recomendaciones acerca del uso de instrumentos de medición. La norma es aplicable para micrómetros que contienen una lectura mínima en su escala principal de 0.5mm o 1mm y un máximo de 25 mm.

Aunque esta norma no es aplicable a micrómetros de lectura digital, ahí mismo se especifica que podrá ser usada para indicaciones de requerimiento deseables para micrómetros digitales, en casos en los cuales sean apropiados.

Además de la norma mexicana, existen otras certificaciones de calidad para estos instrumentos de medición. Normas como la ISO 9000 e ISO/TS 16949, existen debido a la gran necesidad de establecer un sistema de calibración que opere eficientemente de acuerdo a las necesidades específicas de cada compañía.

Por ello, estas normas se enfocan en la necesidad de contar con trazabilidad y confiabilidad en las calibraciones realizadas interna y externamente.

Asimismo, se recomienda que las calibraciones hechas de forma externa, sean realizadas por laboratorios acreditados o fabricantes de equipo (ISO/TS 16949) y en caso de patrones de alta exactitud, por un Instituto Nacional de Metrología, tal como, el Centro Nacional de Metrología (CENAM) en el caso de México.

 

Temas relacionados: