Mantenimiento del ánodo de sacrificio del calentador

Publicado en: | 20 noviembre, 2018

El mantenimiento de esta pieza es tarea sencilla si se tiene acceso al ánodo desde el exterior, puede complicarse si para acceder al mismo se debe desmontar el tanque.

mal-estado

Tiempo de vida
El período de vida de un ánodo depende de muchos factores: el tipo de agua, la temperatura a la que esté regulado el calentador, el consumo de agua y el modelo de calentador. Normalmente se recomienda efectuar una revisión al año de la instalación del equipo, y en función del estado en que se encuentre el ánodo, repetirla de forma periódica.

Revisión y sustitución

  • Debido a su importancia y al desgaste que sufre, es esencial que el ánodo de sacrificio sea revisado y sustituido periódicamente para garantizar la protección del calentador.
  • El ánodo de magnesio absorbe esa actividad química producida por la oxidación, sufriendo ellos mismos el desgaste. De este modo, el tanque permanece en buen estado.
  • Las varillas tienen un núcleo de alambre de acero y un tornillo en la parte superior de los tanques del calentador de agua. Su revisión y reemplazo puede requerir de un plomero.
  • El mantenimiento del ánodo de sacrificio es tarea sencilla si se tiene acceso al ánodo desde el exterior, puede complicarse si para acceder al mismo se debe desmontar el tanque.

blog-que-es-la-dureza-del-agua-cointra-1

Agua blanda y agua dura
El agua dura contiene una porción notable de minerales disueltos, como calcio y magnesio. Mientras que el agua blanda, es agua tratada en la que el único ion es el sodio. El agua de lluvia es normalmente suave, sin embargo, a medida que se abre paso a través del suelo y las vías fluviales, recoge minerales como tiza, cal y principalmente calcio y magnesio, convirtiéndose en agua dura. El agua dura es conocida por taponar las tuberías y complicar la disolución de detergentes en agua.

Te invitamos a disfrutar el articulo completo en nuestra edición de noviembre.

BANNER DE SUSCRIPCION TF72