La seguridad en instalaciones eléctricas

Publicado en: Notas | 22 abril, 2016

Protección del electricista

Las instalaciones eléctricas son fundamentales en todo tipo de inmuebles; su diseño, construcción y mantenimiento se debe apegar a reglamentos y normas vigentes. Supervisar y actualizar una instalación es garantía de seguridad, tanto para los técnicos instaladores, así como para los usuarios de dicha instalación.

Electricos2

Los trabajadores que manipulan sistemas eléctricos deben ser muy conscientes de que de no tener los cuidados necesarios, pueden arriesgar severamente su vida. Por eso, deben valerse de herramientas confiables, ya sea para dar mantenimiento a una instalación o para armarla desde cero. Empecemos por reconocer algunas herramientas básicas, necesarias para salvaguardar nuestra seguridad en el trabajo:

El multímetro. Miden tensiones, corrientes y resistencia óhmica tanto de corriente alterna como de directa. Junta tres herramientas: el voltímetro, que verifica el potencial eléctrico, el amperímetro, que mide la corriente eléctrica, y el óhmetro, que mide la conducción
eléctrica o fallas.

Flexómetro. Puede ser de madera o de material aislante. Estos materiales minimizan el riesgo de arco eléctrico y usar uno metálico es arriesgado. Detector de tensión. Ayuda a comprobar que no existe tensión en la instalación en la que trabajaremos. Existen unos portátiles tipo pluma.

Herramientas aisladas. Brindan protección contra descargas eléctricas, se elaboran con materiales resistentes para proteger al usuario en caso de que haya contacto con la electricidad. Tienen una base de acero recubierta con una capa gruesa de alto nivel dieléctrico, bien adherida al instrumento. Además, cuentan con otro recubrimiento de plástico que le brinda a la herramienta un mejor agarre. Estas herramientas están sujetas a varias pruebas: de dimensiones, de impacto, dieléctrica, de penetración, de adherencia, de propagación de llamas y mecánica. Es importante no perder de vista que el material dieléctrico es el que evita que la corriente haga contacto con el usuario, así las partes que no son de sujeción, no cuentan con esta protección. Pueden ser pinzas, alicates, destornilladores, etcétera.

Equipo básico de protección personal. Es necesario contar con elementos de protección personal como guantes dieléctricos, cascos, gafas y zapatos de suela aislante.

Pértiga. Ayuda a mantener la distancia de seguridad entre los trabajadores y las líneas energizadas: la distancia sugerida es de 8m
por tensión de hasta un kilovoltio, más o menos un metro hasta los 44 kilovoltios y dos hasta 115.

Recomendaciones para prevenir accidentes eléctricos

Evitar el contacto con cables aéreos. No sólo con el cuerpo, sino también con escaleras o andamios. Las escaleras no deben ser de metal, y cuando ésta se transporte, hay que hacerlo horizontalmente.

Usar los cables correctos. Si el calibre del cable es muy pequeño, se recalentará. Por eso debemos cuidar el tamaño, el tipo y el aislamiento de los cables. Asimismo, es importante no dejar expuestos cables con revestimiento plástico, pues son vulnerables.

Desactivar los circuitos eléctricos. Antes de trabajar, y probar que no corra energía antes de empezar. Además, debemos poner señalizaciones o etiquetas en las fuentes de energía para hacer saber a los demás que estamos trabajando con el circuito eléctrico.

No llenar demasiado las cajas eléctricas. El tamaño de la caja debe corresponder al número de cables. Si está saturada, es más propensa a sobrecalentamientos, cortos e incendios.

No dejar conexiones sin cajas eléctricas. Eso vulnera a las conexiones porque si ocurre una chispa o calor, no será contenido y podría iniciarse un incendio en el inmueble.

Señalizar correctamente. Si la instalación eléctrica es de baja, media o alta tensión. La alta tensión se utiliza para la generación y transportación de la energía eléctrica. En corriente alterna, son aquellas que están por encima de 33,000 volt; la media tensión se usa para transportar energía hasta las subestaciones o bancos de transformadores de baja tensión, están por encima de 1,000 y hasta 33,000 volt. La baja tensión, de uso doméstico está entre 50 y 1,000 volt.

Encuentra más recomendaciones de seguridad en nuestra edición 48 de Todo Ferretería, disponible en Sanborns, locales cerrados, puestos de revistas, y directamente en la redacción.

Banner_TF_2016