El mantenimiento de los tinacos de agua

Publicado en: Notas | 28 febrero, 2017

Los tinacos, independientemente del material del que estén manufacturados, deben estar siempre en buenas condiciones exteriores e interiores, con tapa en buen estado para evitar la contaminación del agua.

amanco-1

Al no haber tapadera, o estar rota o mal colocada, es muy fácil que se introduzca polvo y suciedad. Además, el contacto del agua con la luz del sol genera fotosíntesis y con ello viene la generación de lama en las paredes internas del tinaco, contaminando el agua almacenada ahí. Pueden surgir entonces microorganismos, bacterias y parásitos, no perceptibles a simple vista. Podemos abrir el grifo y percibir que el agua esta limpia, y puede que no necesariamente sea así.

 

La contaminación del agua ocasiona problemas gastrointestinales, además de la reproducción de mosquitos portadores de enfermedades, como el dengue.

 

México está catalogado como un país con baja calidad del agua, que no sólo se explica por el proceso de extracción, potabilización y distribución; sino más bien por el tiempo de permanencia y exposición al calor, así como a la falta de mantenimiento y limpieza de los millones de tinacos y cisternas donde almacenamos el agua.

 

El agua que llega a nuestras casas no viene del todo limpia, lo que va generando asientos contaminantes. Incluso, los minerales que trae el agua podrían convertirse en litos (piedras) que afectan los riñones. Un tinaco no es sólo un contenedor de agua, sino todo un sistema de almacenamiento y abasto, que requiere mantenimiento permanente para el bienestar de nuestra familia.

 

Este es sólo un fragmento de la edición número 58 de la revista Todo Ferretería. Si quieres leer el artículo completo adquiérela en Sanborns y puestos de periódicos, o suscríbete.

Banner TF 2016 Ed. 54

Temas relacionados: