Drenaje Pluvial Doméstico: por gravedad y por sifón

Publicado en: Notas | 14 julio, 2017

Hay opciones a los sistemas convencionales de drenaje pluvial que, con una impermeabilización adecuada, recolecta más eficazmente el agua pluvial y reduce el tiempo que permanece estancada, lo que evita filtraciones en muros y reduce daños en construcciones.

pluvial1

El presente artículo tiene como objetivo presentar algunas opciones para la captación y aprovechamiento de este valioso recurso.

Drenaje pluvial por gravedad

Este sistema ha sido usado por décadas. La lluvia cae sobre una cubierta y fluye por una canaleta conectada a una tubería. De la inclinación de la superficie y la profundidad del agua acumulada, depende la fuerza con la que fluye por la tubería. Por ello, el tiempo de concentración de agua en el techo puede ser muy prolongado, pues el sistema llega a tener muy poca capacidad para desalojar el agua.

Las tuberías en este sistema están conectadas a la canaleta por un simple orificio, lo que permite el ingreso tanto de agua, como de aire. Esta combinación provoca un remolino que reduce la eficacia del sistema para desalojar el exceso de agua en los techos. De hecho, en este sistema, se sobredimensionan los diámetros de las tuberías para que trabajen a presión atmosférica y haya espacio para el aire. Esto hace que el agua ocupe solamente un cuarto o un tercio de la capacidad total del tubo. El sistema mismo está diseñado para funcionar con la tubería parcialmente llena, por lo que trabaja a un 50 ó 60 por ciento de su capacidad.

pluvial2

Drenaje pluvial por sifón

Los drenajes pluviales conocidos como sifónicos, contienen los mismos elementos básicos de cualquier sistema de drenaje pluvial, aunque hay un elemento que los hace diferentes.

Estos sistemas operan con un deflector de aire, que evita su entrada a la tubería. Por ello, el flujo de agua hacia la tubería es inducido por una acción natural hidráulica de sifón, pues la ausencia de aire hace que el sistema siga desahogando mientras el nivel de agua rebase la altura del deflector de agua. El sistema deja de funcionar hasta que el nivel de agua ha bajado por completo, lo que reduce el tiempo de concentración de agua sobre el techo.

Hay un principio científico básico bajo el cual opera este sistema. La presión atmosférica (la densidad del aire que nos rodea) varía con la altura. A mayor altura, menor densidad de aire. Eso aplica también a una tubería pluvial doméstica. El agua captada en estos sistemas fluye por inercia hidráulica, pues podríamos decir que “el agua siempre busca su nivel”.

Como la presión atmosférica en la superficie del techo es mayor que la del interior del sistema de tuberías, el agua fluye naturalmente y a tubo lleno -debido a la ausencia de aire-, lo que permite una mayor capacidad y velocidad de desalojo de agua. Al forzar a las tuberías a trabajar a tubo lleno desde los puntos de ingreso de agua hasta los puntos de descarga, estos sistemas pueden desahogar cantidades de agua considerablemente mayores que un sistema convencional.

Banner TF 2017 Ed. 60

Temas relacionados: