Cascos de Seguridad: normatividad y clases

Publicado en: Notas | 3 julio, 2017

En México los cascos como Equipo de Seguridad Individual, están reglamentados por la norma NOM-115-STPS-2009 que establece un análisis de los riesgos a los que estarán expuestos los usuarios.

casco1

Es evidente la importancia de la cabeza en cualquier cosa que hagamos. Sin embargo, muchos trabajos implican un alto riesgo para dicha parte de nuestro cuerpo. Por ello, los cascos de seguridad son una parte fundamental en cualquier labor que incluya riesgos de trabajo tales como la industria o la construcción y labores tan específicas como la de un bombero o un minero. En general, se espera que los cascos de seguridad protejan la cabeza y la cervical contra golpes severos o perforaciones, descargas eléctricas y quemaduras por metales fundidos y líquidos calientes o corrosivos.

478606247MC00015_REPAIRS_ON

Normatividad

Existe una norma oficial mexicana que establece los requisitos mínimos que deben cumplir los cascos de protección que se comercializan dentro de las fronteras de nuestro país (NOM-115-STPS-2009, Seguridad-Equipo de protección personal-Cascos de protección-Clasificación, especificaciones y métodos de prueba). Dichos requisitos consideran dos aspectos principales: los que tienen que ver con la funcionalidad de los cascos y los que tienen que ver con alguna característica de protección en específico. Los primeros requisitos se relacionan con la función básica que deberá ofrecer el casco como artículo de uso cotidiano y reglamentario. Los segundos, se orientan a dar la mayor protección posible al usuario contra los riesgos indicados en la misma norma.

Dicha norma también establece que deberá efectuarse de forma previa un análisis de los riesgos a los que estarán expuestos los usuarios, con el fin de determinar el tipo y grado de protección requerida, las posibles limitaciones de los mismos cascos y las condiciones del medio que pudieran afectar dicha protección.

Clases

De acuerdo con la misma norma, la clasificación de los cascos de seguridad se define -según su nivel de desempeño- de la siguiente manera:

Clase G (General): Deberán reducir la fuerza de impacto de objetos en caída libre y el peligro de contacto con conductores energizados a baja tensión eléctrica de hasta 2200 V (fase tierra).

Clase E (Dieléctrico): Deberán reducir la fuerza de impacto de objetos en caída libre y el peligro de contacto con conductores energizados a alta tensión eléctrica de hasta 20 000 V (fase tierra).

Clase C (Conductor): Deberán reducir la fuerza de impacto de objetos en caída libre. Esta clase no provee protección contra el contacto con conductores eléctricos.

Además, de acuerdo con la protección que ofrecen al impacto, hay 2 tipos de cascos:

  • Tipo I (impacto vertical y Tipo II (impacto lateral).

Muchos de los cascos que se pueden encontrar en el mercado ofrecen protecciones adicionales de acuerdo con el material del que están hechos o el uso para el que están destinados. Algunos ejemplos son:

Polietileno: Buena resistencia, indicado para trabajos en la construcción.

ABS: Mayor duración, funcionales para gran cantidad de aplicaciones.

Policarbonato: Ofrecen buena resistencia y ligereza.

Especiales: Tienen propiedades adicionales para usos diversos.

Bomberos: Protección específica para entrar en contacto directo con el fuego.

Alturas: Para trabajadores que realizan trabajos a grandes alturas.

Gorras: Evitan rasguños debidos a techos u objetos bajos (no protegen contra objetos en caída).

Banner TF 2017 Ed. 61

Temas relacionados: