Anomalías en las instalaciones de gas

Publicado en: Notas | 14 noviembre, 2019

Con un mantenimiento adecuado y constante se puede garantizar un mayor rendimiento y, sobre todo, la seguridad de todos los usuarios

gas

Es cierto que los instaladores tienen gran responsabilidad en el desempeño de los gasoductos, hay que resaltar que tú eres el principal responsable de su funcionamiento. Ya sea en la casa o en tu negocio, el rendimiento de este recurso depende de un uso responsable e inteligente, que se puede ver beneficiado por algunas medidas de prevención, revisión y mantenimiento de todas las instalaciones. Sólo así se puede garantizar un rendimiento constante y, sobre todo, la seguridad de todos los usuarios.

tuberia-gas

En este breve artículo revisaremos unas útiles medidas para mantener en buen estado la red de tuberías de gas. Recordemos que la revisión es el primer paso, aunque también se pueden agregar algunos consejos básicos que sirven para el funcionamiento cotidiano de estos ductos:

El sentido más útil en la tarea de revisar las instalaciones de gas es el olfato

Como sabemos, el gas es inodoro, pero se añade un olor especial para que pueda distinguirse fácilmente. De ese modo, hay que tener las narices bien abiertas para detectar cualquier olor inusual. En caso de que se llegue a percibir, la acción más inmediata debe ser abrir todas las ventanas. No se deben accionar interruptores de luz ni tampoco encender cerillos o mecheros.

gas-tuberia

Hay que cerrar todas las llaves de gas y llamar a un profesional lo más pronto posible, para que revise y repare la instalación. Asimismo, es recomendable que, si se estará ausente por largos periodos, se cierren todas las llaves de gas como medida preventiva. Sin embargo, más allá de esta medida básica, se pueden observar algunos factores que indiquen deterioro o deficiencia en la instalación de gas.

La llama debe ser estable, silenciosa y de un azul intenso en el núcleo y más clara en el exterior

Un factor determinante es el color de la llama que se produce en los distintos aparatos. Tanto las estufas como algunos calentadores permiten observar el color y la intensidad de la flama, con la intención de determinar el estado de la instalación de gas. La llama debe ser estable, silenciosa y de un azul intenso en el núcleo y más clara en el exterior. Si se vuelve amarilla deberás avisar al servicio técnico.

Te invitamos a disfrutar el articulo completo en nuestra edición de noviembre.

2 BANNER DE SUSCRIPCION ACTUALIZADO 1000